La felicidad de trabajar un día gratis ♥

Hace ya varías semanas volvimos de nuestras soñadas vacaciones en Australia (se vienen los post) a la dura realidad. En la isla sur las cosas no nos han tocado tan fáciles como lo esperamos. La pega ha estado complicada y la plata cuando no hay trabajo se va rapidísimo. Pero la verdad es que es poco lo que nos hemos podido quejar al ver lo que está pasando en nuestro Chilito que ya a esta altura del viaje extrañamos a morir.

Viajando en auto escuchamos en la radio local de un pueblo fantasma de Nueva Zelanda la noticia del terremoto del norte, que afecto a Iquique de mi corazón por si no lo sabían soy iquiqueña a morir, y después por facebook cachamos el menso ni que incendio que destruyó Valparaíso, la ciudad que me adoptó cuando chiquitita y que siempre he querido tanto tanto.
No se imaginan, pero es una impotencia tan gigante la que se siente al estar lejos y no poder hacer nada. No te entra en la cabeza cómo es posible que nos sigan pasando tantas cosas pal miembro y tengamos los huevos como país para seguir levantándonos una y otra vez. Es un orgullo tan grande ver a mi gente, a mis amigos, a mis hermanos, a todos los que sea como sea, ayudan a los que, en muchos casos, sin tener mucho, lo perdieron todo. 
Estas semanas con mi negro hemos sentido un poco esa sensación de no tener nada. No tener un hogar, no tener a tus amigos, no tener trabajo, y es súper duro, porque no estamos acostumbrados, porque siempre tuvimos una familia que se sacó la cresta para que no nos faltara nada, nada importante. Y ahora hay papás, que por más que se sacaron la cresta toda su vida, ahora no tienen un hogar para su familia. Es tan injusto y da tanta rabia wn, pero no podemos quedarnos con eso.
Aquí, casi todos los que hacemos este viaje tenemos un mismo fin: conocer el mundo. Trabajamos como enfermos, bajo la lluvia, ordeñando vacas, empacando, pudriéndonos los cerebros en las fábricas más fomes del mundo viendo si el kiwi tiene el tamaño perfecto o lavando platos 10 horas seguidas, pero lo hacemos con gusto. Porque sabemos que todo ese esfuerzo, toda esa plata la vamos a disfrutar tres meses tirados en una playa paradisiaca en Tailandia o visitando el templo más precioso del mundo. Y está bien, está perfecto. Nos merecemos pasarlo bien. 
Pero sin querer meterme en la vida y menos en el chanchito de cada uno, me encantaría pedir algo a todos los que están en esta WH…
¿Pueden porfi porfi trabajar un día gratis? 
No para hacer más rico a su jefe kiwi/indio/chino/ruso o lo que sea, sino que para que una familia pueda volver a tener una casita. Ese hogar que todos nosotros tanto extrañamos. 
Hay muchas instituciones que están aceptando donaciones. Yo elegí aportar mi día gratis de pega al Techo porque sé que necesitan muchoooooo para construir no mediaguas, sino que casitas sencillas pero hermosísimas para miles de familia que de un día para otro, quedaron en la calle. 
Acá les dejo la info de la cuenta por si se animan! Ya po!

Un pensamiento en “La felicidad de trabajar un día gratis ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s