[AUSTRALIA] Sydney creo que te amaré eternamente [Parte 1]

Chao! Sydney es la ciudad perfecta y punto. 
Fui la más feliz del mundo los 5 días en que recorrimos completita la ciudad más antigua de Australia dato rosa aunque nos haya dejado pobres como ratas. 
Confieso que pequé hasta lo más profundo de turista china japonesa sacándome fotos como enferma con la Opera, lo sé, lo siento. Pero es que me encantó tanto tanto y además pareciera que todas las calles te llevan a ella y no podía dejarle de sacarle fotos porque es como esas estupendas malditas que tienen todos los ángulos buenos. 
En la primera foto estoy justo abajo de la Opera, donde hay varios bares y restaurantes que les recomiendo mucho. No son tan caros y tienen la mejor vista de la vida. Abajo estamos desde la entrada a The Rocks, el sector más antiguo de Sydney.

Por lo que averigüé, se demoraron 12 años más de lo que pensaron en construirla y el presupuesto fue 1400% más del original ajjaja así que harto careli que les salió. Pero con todo lo que se han forrado vendiendo imanes pal refri, yo creo que ya lo tienen más que pagaos. Ah y como otro dato rosa, se dice que la forma está inspirada en gajos de naranja… mira tu.
Si desde el ”Harbour” dígase como la bahía o el puerto de Sydney donde salen los ferrys y todos esos señores, miramos un poquito a la izquierda se ve el Harbour Sydney Bridge. Que conecta la ciudad. Nosotros lo caminamos a pata y parece que no sé gente salta o cosas así extremas fuera de nuestro presupuesto. La foto la tomé desde un paseo peatonal con pastito y banquitas que está en The Rocks.
En nuestro primerísimo primer día en Sydney nos juntamos con El Guatón, un súper buen amigo de mi negro que lleva un rato ya viviendo ahí. El panorama: comernos unas pizzas y tomarnos unas cositas en el bar de mi amiga la Opera, nos sentíamos los más vip jajaaj el par de rotos en primera fila. Del Mcdonnal`s a la Opera, un paso.
Siempre he creído que la mejor forma de conocer una ciudad es sacando callos en los pies que elegancia. Caminando sin rumbo y perdiéndose por las calles (eso si con un mapa por piedad y con cuidado de no ser violada) para descubrir lo mejor de cada lugar. Con mi negro nos levantábamos a una hora prudente y no volvíamos más al hostal de mala muerte en el que nos estábamos quedando. 
Acá estoy con mis zapatos amados nuevos que me compré baratísimos en el viaje, en un par de días a los pobres les gasté toda la plantilla jaja muy elegante.

Estas casas tan preciosas están en un barrio residencial a un par de minutos caminando del centro. Se nota que son antiquísimas pero las mantienen como nuevas y con unos ante jardines hermosos.

Recorriendo The Rocks nos encontramos con el Bar más antiguo de Sydney, y caminando un poquito más con el Museo de Arte Contemporáneo.

Sydney es el paraíso del shopping! Como fuimos al final del viaje cuando estábamos en la quiebra no pude volverme tan loca como quise, pero igual hice harto daño. Por Pitt St. hay varias galerías soñadas con muchas tiendas preciosísimas y tiendas de diseño independiente. También está repleto de tiendas de lujo shuper elegantes donde no me podía comprar ni un llavero jjaja, así que sólo disfruté las vitrinas.
Caminando por Sydney nos encontramos con un montón de rinos intervenidos por distintos artistas. Buenísima idea para generar conciencia y ayuda para estos animalitos del zoológico de Taronga.
Cosas que uno vé escrito en la calle y no entiende por qué. 

Ahhhh yaa ahora lo mejor! Esto para mí fue una de las mejores cosas del viaje! Mi más favorita, pero no quiero contárselas sin antes hacer un reconocimiento a mi negro exquisito toro caucásico. Pobre hombre cuanto lo hinché con que quería ”tomar desayuno con los koalas” en el Wild Life Sydney hasta que se resignó a acompañarme aunque se nos escapaba del presupuesto, le cargan los animales y teníamos que levantarnos el domingo a las 6:00 am! A morir!
Pensé por un momento que quizás el tour era medio estafador y que por lo tanto Cristián me iba a tirar al mar pero cero! Cumplió totalmente con mis expectativas ¡Se los recomiendo mucho si les gustan los koalas o las cosas peludas exquisitas!

Primero un guía muy amoroso te lleva a dar una vuelta privada junto a un pequeño grupo por el parque (que estaba cerrado para el público, por eso la hora) y te va contando sobre todos los animalitos que estaban ahí como un menso cocodrilo, kanguros varios, serpientes, mariposas, demonios de tazmania y un montón de pajarracos. Después de esa hora de recorrido te llevan a la terraza donde están los koalas exquisitos junto al menso desayuno continental te volaste donde comimos como púberes (ese negro rico se repitió como 3 veces) y después uno a uno te llevan a conocer los koalas mientras ellos también toman su desayuno de eucaliptos. Estas cosas peludas exquisitas duermen 20 horas al día no es malo así que es como un milagro verlos despiertos. La foto y todo el show está incluido en la entrada y después que terminamos volvimos a recorrer el parque.

Yo fui la más feliz, terminé con la mensa sonrisa. Estuve con mi amigo koala, ahora puedo morir tranquila.

Como les conté antes saqué fotos como japonesa en metanfetaminas así que voy a tener que hacer varias partes de este viaje para no aburrirlos con tanta foto. 
Pronto se viene la parte 2. Fin del comunicado.

5 pensamientos en “[AUSTRALIA] Sydney creo que te amaré eternamente [Parte 1]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s