2017: Gracias por enseñarme tanto. Mi cuerpo te lo agradece caleta.

Todos los días de mi vida suena el despertador y pongo posponer.

Me doy vuelta y abrazo a mi pololo.

Voy a la cocina y prendo el calefont.

Paso a la terraza y busco mi toalla.

Me meto al baño.

Me saco el pijama.

Me miro al espejo,

y no me gusta lo que veo.

Así ha sido siempre, desde que me acuerdo. Me miro y no me gusto.

Pero desde hace poco, después de ese micro segundo de odio y rechazo, me vuelvo a mirar más buena onda y pienso: puta que lo hay pasando bien voh! Y me meto feliz a la ducha, porque ¿sabí qué? Ya no me importa tanto.

Ya no odio tanto mis tutitos gordos, la celulitis que me está invadiendo el poto, las estrías de mis piernas ni esa doble teta que me salió en la espalda por la chucha. Lo he pasado TAN BIEN EN MI VIDA que agradezco el cuerpo que tengo por eso y ya no me culpo.

Por eso, hoy a mis 29,6 años puedo orgullosamente decir que estoy en paz con mi cuerpo✌️. No me encanta, es verdad, pero lo respeto caleta, por eso trato de no hablar mal de él y lo cuido mucho MUCHO más que antes.

En este proceso de querer y cuidar más mi cuerpecito, una de las cosas que hice fue realizarme un BodyScan en la Clínica Belenus,  para ver cómo estaba realmente mi cuerpo (más allá de lo que se ve en el espejo). Al cachar en los exámenes que mis niveles de grasa estaban super altos, me preocupé caleta un poco, pero la nutricionista que me atendió (muy buena onda a todo esto) me hizo un plan nutricional y me dio varias recomendaciones que ya estoy aplicando: me metí a yoga, le bajé a los kuchenes y a los productos procesados, volví a ir a la feria y a preocuparme un poco más de lo que me estoy zampando. No para verme rica no más, sino que para estar bien, ”sanita” como dicen las abuelitas.

Esa es mi prioridad hoy, sentirme bacán en el cuerpo que tengo y también decirle a todas mis amigas y las chiquillas que me leen que no pesquen. Créanse el cuento. Nosotras somos mucho mejor de lo que nos hacen creer. Somos bacanes, lindas, fuertes y no nos merecemos pasar ni una hora más sintiéndonos mal porque no nos vemos como la Emily Ratajkowski. Porque weona, basicamente nunca nos vamos a ver así. Convengamos que nunca. Nunca en serio. 

Y ustedes ¿Cómo se sienten con sus bodys de mujer chilena? Ya po, cuéntenme, no sean pesas po!

————————————————————————

*Post escrito en colaboración con Clínica Belenus 💕

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s