#LosPaseoPorBsAs 77 horas de medialunas ilimitadas y otros manjares ❤️

Para mi cumpleaños en julio, mi pololo me sorprendió con pasajes a Buenos Aires, ciudad que me encanta profundamente y de la que siempre me voy con ganas de volver (se rajó el regalón 😍).

Nos hicimos chupete los 4 días que estuvimos, comiendo puros manjares, caminando kilómetros (para bajar la comida) y conociendo lugares que nos llenaron el corazound. 

Tan bien lo pasamos, que Incluso mi pololo, que no es muy fan de Buenos Aires, se re encantó con la ciudad.

BsAs__0017_Layer 25

Así que si andan con ganas de pegarse una escapada por el fin de semana o aprovechar un finde largo. Buenos Aires es una alternativa bacán para comer hermoso y barato, ver puras cosas lindas y comprar muchos libros. Básicamente el paraíso.

Ah! Pero antes de darles todos los datos para ver y sobretodo comer, les recomiendo ENCARECIDAMENTE que lleven dólares. Nosotros giles llevamos tarjeta de crédito y redcompra para sacar plata en los cajeros y nos aforraron con las comisiones. La situación económica en Argentina está pelúa y por lo tanto hay poca plata en los cajeros y a las tarjetas de afuera le cobran MUCHO interés, así que háganme caso y viajen con dólares.

Felicidad #1: Tomar desayuno en el Petit Colón y hacer el walking tour por el centro

Si me conocen ya van a saber ya que siempre recomiendo hacer un walking tour a penas llegai a la ciudad. Siempre.

Es que para mi no hay mejor manera que conocerla que caminando mientras un cabro/a buena onda te explica todo lo que estai viendo.

BsAs__0012_Layer 30

Habían muchos tours distintos por Buenos Aires, pero elegimos el que partía en el centro y recorría Retiro y la Recoleta principalmente porque yo nunca había estado en esos barrios, y la verdad es que nos encantó. Caminamos mucho sí, pero valió mucha la pena. 

BsAs__0013_Layer 29BsAs__0015_Layer 27

Como el tour partía en el Teatro Colón a las 10:30 am, aprovechamos de tomar desayuno un poquito antes en el Petit Colón, un clásico de Buenos Aires y un lugar que nos dio una grata sorpresa. 

BsAs__0002_Layer 75

Como fuimos un día de semana, nos metimos en su rutina; mesas de abogados cerrando negocios junto a unas facturitas, políticos buscando acuerdos y ejecutivos leyendo el diario junto a un cafecito cortado. En definitiva, un lugar muy entretenido para sapear mientras te zampai unos tostaditos y unas medias lunas.

BsAs__0039_Layer 3BsAs__0040_Layer 2BsAs__0006_Layer 71

Felicidad #2: Recorrer completito el Mercado de San Telmo 🙌

Más allá de que no andaba en onda de comprar, el Mercado de San Telmo siento que es un lugar que siempre vale la pena ir en Buenos Aires. Hay mucha hermosura por todos lados y mucha comida rica para probar. Está lleno de cafés, restaurantes tradicionales y ahora también una especie de mercado gastronómico ubicado en el antiguo mercado. 

Buenos Aires cWBuenos Aires copyW

Aparte de las hermosas antiguedades, hay varias tiendas de diseño que me gustaron harto. Les recomiendo pasar a mirar a La Papelera Contemporánea que tiene láminas, bolsas de tela y muchas cosas de organización maravillosas. Me hice la minimalista y sólo compré una toalla de tela para la cocina, pero después me quedé con la bala pasada de varias cosas. Típico. 

BsAs__0009_Layer 68Buenos Aires copyBuenos Aires copyABsAs__0003_Layer 39

Otra tienda bacán era una de ilustraciones que tenía muchas láminas y libros era Quorum. Atención buena onda y puras hermosuras. No compré nada porque ya había comprado dos láminas de Maria Luque en la mañana, así que la cuota de arte estaba satisfecha, pero en una próxima oportunidad vuelvo sí o sí por algo.  

BsAs__0008_Layer 69Buenos Aires3

Después de caminar varias VARIAS cuadras, nos juntamos con un amigo que estaba viajando junto a su hija en Saigón, un restaurant vietnamita maravilloso. 

Ay! Que les puedo decir del Saigón. A penas entré, sentí felicidad. Luminoso, intencionalmente decorado, bien atendido, sabrosísimo y nada de caro. Un placer de lugar.

BsAs__0011_Layer 31BsAs__0006_Layer 36BsAs__0008_Layer 34BsAs__0009_Layer 33

Felicidad #3 Gozar el Malba toda una mañana 

Esta fue mi primera vez en el Malba y no pudo haber sido mejor. Que lujo de museo. 

BsAs__0013_Layer 64BsAs__0016_Layer 60

A pesar de que nos tocó fila para comprar la entrada y para visitar la exposición de Leandro Erlich, la hicimos felices, porque valió completamente la pena. 

BsAs__0015_Layer 61

Arte latinoamericano, argentino, pinturas, fotografía, instalaciones, experiencias, había de todo y todo de excelente calidad. Lo recorrimos completito y disfrutamos cada pasillo. 

BsAs__0014_Layer 63

Si están en Buenos Aires, háganse un favor y vayan. 

Felicidad #4 Almorzar en Eros y volver a 1991. 

Este lugar fue un regalo para mi regalón. A penas llegamos, caché en sus ojitos que estaba realmente feliz . Es que es todo lo que le gusta: historia, fútbol, falta de pretensión y comida rica, acompañado de un canasto de pan y cerveza helada. Un cabro de gustos simples. 

BsAs__0011_Layer 66BsAs__0012_Layer 65

Eros está ubicado dentro de un Club deportivo de Palermo, con el que incluso comparte los baños (que les recomiendo sólo ir en caso de emergencia jajaaj) y que no se caracteriza por querer caer bien a nadie. Es lo que es. Un menú simple (bien caído a la carne y a la hipertensión), amigos de barrios viendo el fútbol sin preocuparse de la hora ni de lo que está pasando fuera de esas paredes y un local que pareciera haberse congelado en 1992. Quizás cuando todos eran más felices, antes de las crisis, el retiro de Maradona y la llegada de internet. Con decirles que hasta me sentí rara sacándole fotos a la comida con mi celular, como que esa acción millenial no combinaba a ese lugar. 

24.jpg

Rico, MUY CONTUNDENTE y barato. Se paga en efectivo y en la mesa, directo al mozo que lleva en su bolsillo una cartuchera de cuero con un turro de billetes.

Felicidad #5 Afirmar la billetera en el Ateneo

Un teatro antiguo preciosísimo, lleno de libros y mesitas de café ¿Acaso necesito decir más?

En cada viaje ‘‘paso un ratito’’, un ratito que siempre se transforma en ‘‘un ratito más por favor’’ y donde me tienen que sacar con los pacos o con una bolsa (reutilizable por supuesto) con al menos un par de ejemplares con olor a libro nuevo. Ay! Que lugar más bacán y abrumador. 

BsAs__0016_Layer 26

Sí, abrumador porque es difícil elegir por donde partir o qué elegir o pero aún, qué dejar, cuando te das cuenta que tienes 8 libros en las manos. Doloroso. 

BsAs__0000_Layer 79

Yo salí sólo con 3 porque estoy tratando de ser más minimalista. Repito tratando. 

Felicidad #6 Comer hasta volverte intolerante a la lactosa en la Pizzeria Guerrin

Hay un documental que me gusta un montón en Netflix sobre la comida italiana en Argentina.. Se llama E il Cibo va, el viaje de la comida italiana y habla sobre los cambios que sufrió la comida clásica italiana luego de llegar a Nueva York y Buenos Aires. 

Uno de los temas que toca es la pizza, donde muestran a italianos diciendo que la pizza argentina es una aberración a la pizza y por otro lado, diciendo que la verdadera pizza es la argentina. Obvio. 

El tema que entre las pizzerías míticas bonaerense que muestran, está la Pizzeria Guerrin, mega ultra archi recomendada por todas las personas que la han probado y una leyenda que no podía dejar pasar. 

BsAs__0003_Layer 74BsAs__0035_Layer 7

La experiencia fue hermosa desde el momento que cruzamos el letrero luminoso que da la bienvenida a este local, humildemente denominado como ‘‘la mejor pizzería del mundo’’ por ellos mismos claro, ¿pero saben qué? Más que merecido tienen el nombre.

BsAs__0005_Layer 37

Buena onda, buen ambiente, una pizza que estaba para morirse de rica y tanto tanto queso que di gracias al cielo por no ser intolerante a la lactosa, porque apretados, no es una palabra para describirlos. 

BsAs__0018_Layer 24BsAs__0005_Layer 72

Felicidad #7 Descansar de tanto caminar en el Bar del pasaje

Este lugar fue todo lo que necesitábamos para despedir Buenos Aires como se merecía. 

Libros del pasaje es una hermosidad de librería, con libros desde el piso hasta el techo, donde en su patio interior, funciona una cafetería exquisita para pasar el tiempo comiendo como reina. Ahí pasamos toda nuestra última mañana en la ciudad. 

BsAs__0031_Layer 11BsAs__0034_Layer 8BsAs__0033_Layer 9BsAs__0022_Layer 20

Aparte del desayuno exquisito que nos zampamos, aprovechamos la tranquilidad del lugar para leer, escribir, editar fotos y conversar. Necesitábamos este último día tomarnos las cosas más ‘’despacio’’ y este lugar fue un lugar ideal para hacerlo.

Buenos Aires copy123.jpg

Felicidad #8 Ir a Oviedo por una milanesa del porte de la mesa. 

Este fue un dato de un amigo argentino que sabe de comer bien, así que no nos podíamos equivocar. Oviedo es un bodegón de barrio, sin ninguna pretensión, pero con platos gigantes, sabrosos y a muy buen precio. Posiblemente uno de nuestros almuerzos favoritos y más distendidos en la capital. 

BsAs__0028_Layer 14BsAs__0029_Layer 13

¿QUÉ HAY DE BUENO PARA COMPRAR ?

Uf! Afirma la billetera cabrita, porque Buenos Aires de que tiene cosas bonitas, tiene cosas bonitas. El diseño nacional siempre ha sido algo que se ha potenciado y que está por todos lados haciéndote ojitos coquetos. Mi debilidad esta vez fue el arte gráfico y las ilustraciones. Me topé con muchas artistas que seguía hace tiempo por IG y no me pude resistir, osea me resistí, pero no lo suficiente. 

Una tienda que tienen que ir si les gustan las cosas lindas es Monoblock: Prints, ilustraciones, cuadernos, libros, accesorios, puras bellezas que duele no comprar. Mi elección fueron unos print de Maria Luque y un libro de  Casa Chaucha.

BsAs__0018_Layer 58BsAs__0019_Layer 57

Si les gustan los fancine y el arte gráfico independiente, agarra lápiz y papel y anota esto que te voy a decir. A un par de cuadras de la pizzería Guerrin, está Berlin Grafik, una tienda de diseño gráfico, con miles de fanzines, libros y láminas preciosas y la mayoría de mujeres. Tienen cosas de la bacán DoniaBatata y de un montón de artistas más. No se imaginen un local de diseño ondero, sino que todo lo contrario, es un local de barrio que no se cree la muerte, pero está lleno de tesoros. Lleven efectivo, porque no se puede pagar con tarjeta.

BsAs__0041_Layer 1

Si es que les gusta el diseño y las marcas de autor hechas por mujeres, ojalá su viaje coincida con las feria Juntas, que se hace una vez al mes en la ciudad. Para mi buena suerte, justo fuimos el finde que la hicieron y casi morí con todas las cosas bonitas que encontré. Me traté de portar bien y elegir con mucho cuidado, pero así y todo me volví con varias cosas. Revisen las tiendas que son parte de esta comunidad porque estoy segura que les van a encantar. 

BsAs__0010_Layer 67BsAs__0007_Layer 70

Para las más lechonas, no se les vaya olvidar pasar a un super a comprar básicos argentinos para el bajón: crema de bonobon, galletas sonrisas y merengadas, Titas y alfajores. Se sabe.

BsAs__0017_Layer 59

¿CÓMO ME ALIMENTO?

Mi guata lo dio todo para poder mostrarles todos estos lugares ricos, fue duro, pero lo logré. (Para que este post no termine de escribirlo en marzo, no voy a entrar en detalle de cada lugar porque son muchos, pero péguenle una mirada)

Chori: Una hermosa sorpresa. Rico, barato y al paso. Una experiencia religiosa que les recomiendo mucho. 

BsAs__0020_Layer 56

Fuking Bar: Muy ondero y siempre la comida asiática, es una buena idea. Pasen por un tentempié, no se arrepentirán.

BsAs__0001_Layer 76BsAs__0001_Layer 41

Cabrera: Un clásico de carnes argentina. Un poco muy pituco y caro para mi gusto, pero todo exquisito, nada que decir. Las guarniciones que ponen son brígidas, me hizo la comida. 

BsAs__0036_Layer 6Buenos AiresBsAs__0024_Layer 18.jpg

HACIENDA COFFEE COMPANY: Este lugar no sale en ninguno de los imperdibles de Buenos Aires, pero fue uno de los mejores desayunos que me zampé (y de los más baratos). Se los súper recomiendo. 

Buenos Airessssssss

Rapa Nui: Este fue un dato de la Vale Silva que me insistió encarecidamente que fuera por las frambuesas cubiertas de chocolate y CTM. Vayan, tienen muchas cosas ricas y chocolates exquisitos para llevar de regalo. 

BsAs__0019_Layer 23BsAs__0026_Layer 16

Florería Atlántico: Una experiencia más elegante y con un menú de autor. Lo más bacán es que es una especie de clandestino abajo de una florería. 

BsAs__0037_Layer 5BsAs__0038_Layer 4

¿CÓMO ME MUEVO?

En Buenos Aires no tendrán problemas para moverse. Hay metro, micro, uber y además, muchas distancias son caminables. 

En viajes anteriores usé harto micro y metro, pero como esta vez fui con el regalón que tiene poto de oro, las distancias largas las hicimos en Uber, que no era para nada caro. 

Lo más pajero a nivel de transporte es la idea/vuelta al aeropuerto. 

Como llegamos a BsAs de noche dejamos un taxi reservado con el hotel para que nos fuera a buscar al El Palomar, y a la vuelta, nos fuimos en Uber. *Recuerden considerar una hora y media más o menos de viaje, porque el camino no es muy expedito y varias veces te agarrai un taco endemoniado. 

¿DÓNDE ME QUEDO?

En Buenos Aires hay muuuuchos barrios para quedarse, mi favorito es Palermo, donde nos quedamos nosotros. Es bonito y está lleno de restaurantes y tiendas bacanes.

Nosotros nos quedamos en un hostal sencillo, pero súper bien ubicado. Se llamaba Meridiano y a pesar de que cumplió bien y que las chiquillas de la recepción eran muy amorosas, no creo que me quedaría de nuevo ahí. Pero les dejo el dato porque no era caro y la ubicación era muy buena. *No se podía pagar con efectivo, así que si van lleven dólares o pesos.

QUÉ NOS FALTÓ (Y NOS QUEDAMOS CON LAS GANAS):

Viendo para atrás todo lo que hicimos, realmente le sacamos el jugo a los 4 días. 

A pesar de eso, igual nos faltaron un par de cosas que tenía anotadas en mi libreta (y que se guardan para la próxima vez)

Uno de ellos fue pasar la la tarde en el Jardín Japonés que está cerquita del Malba. Es hermoso, pero no nos dio el tiempo entre tanta actividad que hicimos. También nos faltó pasar al Museo latinoamericano y al Centro Cultural Recoleta, pasamos por fuera, pero no nos dio el cuerpo para entrar, teníamos hambre y había que comer. 

Finalmente, me faltó visitar el clásico restaurant de pizzas El Cuartito, pero justo cerraba los días que anduvimos por el centro, y después se nos hizo imposible ir. Queda también para la próxima. 

En conclusión, este viaje fue hermoso 💞. Lo pasamos bacán, comimos exquisito y caminamos mucho mucho. Yo me volví a enamorar de esta ciudad y me llevé para el camino a Santiago un tupper lleno de milanesas para hacer menos triste la vuelta. 

Buenos Airesaaaaaaaaaa.jpg

Gracias a mi @hernanramosb por ayudarme con las fotos como siempre 😍.

BsAs__0004_Layer 38

(Si quieren más detalles de los datos, todo el viaje está en mis historias destacadas 😎)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s